Poder

La Palabra de Dios no fallará

Este es un extracto de una de las cartas de Jane. Para leer la carta completa, visite: Su Palabra nunca falla

En el Nuevo Testamento, Dios dice, “Mi palabra es una semilla”. Usted nace de nuevo de una simiente incorruptible. Dutch explicó que ‘semilla’ es la palabra sperma. Dios dice, “La semilla de Mi Palabra tiene vida y cuando Mis palabras son sembradas, tienen la habilidad de reproducirse. Cuando Mi Palabra sale, el Espíritu Santo se mueve y desata Su poder con Mi Palabra y los dos se unen y ahora, ya no son solo palabras –sino que son palabras-vida que comienzan a germinar y reproducirse”. ¡Qué verdad tan poderosa e increíble! (Vea el vídeo de Dutch)

Al continuar revelándose esta verdad, Dutch compartió que la traducción literal de Lucas 1:37, “porque nada hay imposible para Dios” es, en realidad, “Porque ninguna palabra hablada por Dios carece de poder”. Léalo nuevamente: ¡NINGUNA palabra hablada por Dios carece de PODER! Cada palabra que Dios habla contiene el poder y la habilidad creativa de producir lo que Él ha dicho. ¡Ni una de Sus palabras fallará!

portamos

Hay un nuevo peso de la gloria de Dios sobre nosotros

Este es un extracto de una de las cartas de Jane. Para leer la carta completa, visite: https://aglow.org/a-company-2019-full

Dutch Sheets nos dijo que este es un año de alumbramiento y que Aglow ha entrado a una mayor unción para dar a luz los propósitos de Dios en la tierra. También dijo que hay un nuevo peso de Su gloria sobre nosotros. Yo creo que pronto está por darse una elevación de la verdad del Reino. En esa misma conferencia, Chuck Pierce nos dijo que Dios ha posicionado a Aglow como vigilantes apostólicos y proféticos para decretar y declarar Su voluntad en el mundo. Esto significa que se nos ha confiado la oración e intercesión por la necesidad de la humanidad de conocer a Cristo y  el que Su poder dador de vida está disponible para cada uno de nosotros. Hemos sido actualizados en nuestra autoridad para irrumpir en las barreras que mantienen cautiva a la humanidad, hablar vida de manera profética y ver que se establezca la vida en las personas, comunidades y naciones. Significa que portamos la unción apostólica y la fuerza para irrumpir en situaciones difíciles y para decretar promesas proféticas que traen vida, salud, restauración y transformación a los lugares estériles. AHORA es el momento correcto para que nos levantemos a un nuevo nivel y lideremos el mundo a un lugar totalmente nuevo. Su compromiso es una parte vital que abre el camino para el rompimiento en la tierra.