La fe abre la puerta

Este es un extracto de un mensaje en vídeo por Jane Hansen Hoyt. Visite para ver el vídeo completo.

Una escritura en hebreo dice, “Ahora, el justo vivirá por fe.” Pause y piense en esto. Usted es parte de esos justos. Usted ha sido justificado por dios. Es muy evidente aquí. El justo vivirá –eso quiere decir que cada día, todo el día, de la mañana hasta la noche– vivirá por fe. Unos versículos después, dice “Sin fe es imposible agradar a Dios”. Piense en eso. Todo nuestro ser quiere agradar a Dios más que nada. Dice, “Sin fe es imposible agradar a Dios. Porque él es galardonador de los que diligentemente lo buscan.” Somos buscadores de Dios. Tenemos hambre de Dios. Tenemos hambre de más de Su presencia. Tenemos hambre de más de lo que tiene para darnos para que podamos ser luces más grandes en el mundo. Él dice, “Caminen en fe y confíen en que Yo estoy obrando para su bien a cada paso del camino.” La fe es la clave. La fe es la llave que abre la puerta al siguiente gran paso, ese excelente lugar que Dios tiene preparado para usted. Él va delante suyo. Él ha preparado el camino. Él ha preparado el lugar. ¡Así es que de el paso en fe y avance con gozo!

  • ¡Tengo hambre de tu presencia, Señor! ¡Quiero más de ti!
  • ¡Activa mi fe! Abre la puerta para todo lo que has preparado para mí, para Aglow, para mi nación.
  • ¡Grande es tu fidelidad, Señor! ¡Tus misericordias son nuevas cada mañana! Cada mañana, me levanto para caminar por fe porque Tú eres mi fuerza!

Dios está en medio de todo.

¡Insista en su avance!

Este es un extracto del blog de Jane Hansen Hoyt. Visite ¡Zambúllase, el agua está agradable! para leer el blog completo.

Cuidado con decir “Ah, eso no importa tanto…”. El hecho de que no importe tanto para usted puede significar que a Dios sí le importa muchísimo. Ningún tema es cosa ligera para un hijo de Dios. Nada en nuestra vida es un simple detalle. Dios está en medio de todo. Vivimos para honrarlo y bendecirlo. Si en su corazón hay algún lugar en donde hay duda, deténgase inmediatamente, sin importar qué sea. Busque al Señor. Pida al Espíritu Santo que le revele cualquier área que necesite entregar para que sea totalmente Suya; eso significa que tendrá que ver, escuchar y responder… para mantenerse en forma en los asuntos de Dios…

El tiempo actual es un poco diferente de los tiempos pasados. Estamos en tiempos del tercer día. Tal vez sienta que, ¡Ay, ya no tengo la energía que un día tuve! Yo le respondería: solo comience. Déjelo avanzar y verá lo que el Señor hará para fortalecerlo al insistir usted en su avance.