letter 3 11Hace unas semanas, desperté de madrugada en dos días distintos a la misma hora... ¡a las 3:11 AM!La primera mañana, al despertar de un sueño profundo, inmediatamente sentí la presencia del Espíritu Santo. Mi primera respuesta fue esperar en silencio y, luego, adorar. Al adorar, comencé a expresar mi amor, mi aprecio, y mi necesidad de Él. Sentí una profunda paz.

Dos mañanas después, desperté nuevamente. Por costumbre, toqué mi celular para ver qué hora era. Se imaginarán mi sorpresa al ver que la hora era, otra vez, las 3:11 AM. Le pregunté al Señor de qué se trataba esto y sentí que debía buscar qué significa el número 11. Este número hace referencia al desorden y significa, “la última hora”.Un escalofrío recorrió mi cuerpo al pensar qué quería decirme el Espíritu Santo y lo que quería decir a través de mí. Por lo general, siempre quiero animar a los demás. Sin embargo, no había forma de entender equivocadamente lo que había sucedido.

letter 3 11Hace unas semanas, desperté de madrugada en dos días distintos a la misma hora... ¡a las 3:11 AM!La primera mañana, al despertar de un sueño profundo, inmediatamente sentí la presencia del Espíritu Santo. Mi primera respuesta fue esperar en silencio y, luego, adorar. Al adorar, comencé a expresar mi amor, mi aprecio, y mi necesidad de Él. Sentí una profunda paz.

Dos mañanas después, desperté nuevamente. Por costumbre, toqué mi celular para ver qué hora era. Se imaginarán mi sorpresa al ver que la hora era, otra vez, las 3:11 AM. Le pregunté al Señor de qué se trataba esto y sentí que debía buscar qué significa el número 11. Este número hace referencia al desorden y significa, “la última hora”.Un escalofrío recorrió mi cuerpo al pensar qué quería decirme el Espíritu Santo y lo que quería decir a través de mí. Por lo general, siempre quiero animar a los demás. Sin embargo, no había forma de entender equivocadamente lo que había sucedido.

Queda poco tiempo

Recordé un incidente que ocurrió hace dos años, cuando yo estaba sentada en una cafetería en Jerusalén. Un hombre que yo no conocía me dijo, “No sé quién es usted, pero sé que usted es importante en el Reino. Debe preparar a su gente para encontrarse con el Rey porque queda poco tiempo”. Obviamente, él no tenía idea de que yo soy líder de un ministerio internacional.

Continué con mis viajes a la ciudad de Hong Kong y ahí, otro hombre, a quien tampoco conocía, se me acercó mientras yo estaba esperando a mi esposo, que había entrado a un comercio. Él también comenzó a platicar conmigo diciendo, “Percibo que usted es una mujer de sabiduría”. Mi primer pensamiento fue, “Santo cielo, ¡esto es sumamente inusual!”.

“¿Cuál es la fuente de su sabiduría?”, preguntó. Comencé a compartir con este hombre árabe acerca de Jesús. Al final de nuestra breve conversación, él dijo, “Usted sí sabe que queda poco tiempo, ¿verdad?” “Sí, estoy consciente de ello”, le respondí.

Al alejarnos Tony y yo caminando, se imaginarán mi total asombro por estos dos incidentes sumamente inusuales; uno en Jerusalén, pronunciado por un judío, y el otro, en Hong Kong, a medio mundo de distancia, pronunciado por un paquistaní. Uno de ellos, hijo de Isaac y el otro, hijo de Ismael.

Cambiemos el campo de batalla

Ahora, al meditar en mi despertar dos veces a las 3:11 AM, pensé en algo que un amigo me envió y que yo publiqué en Facebook el día antes de despertar a las 3:11. Fue una imagen de una águila con el talón presionado contra la cabeza de una serpiente, con este mensaje, “La águila no lucha con la serpiente en el suelo. La levanta al cielo y cambia el campo de batalla; luego, la suelta ahí en el cielo. La serpiente no tiene fuerza, no tiene poder ni equilibrio estando en el aire. Está ahí, inerme, débil y vulnerable, a diferencia de cuando está en el suelo y es poderosa, sabia y mortal. Lleve sus batallas al ámbito espiritual al orar y, cuando esté en el ámbito espiritual, Dios tomará control de sus batallas. No pelee contra el enemigo en la zona de comodidad de él. Cambie el campo de batalla como lo hace el águila y permita que Dios tome control de su oración sincera. Se le garantiza una victoria limpia.”

Se registraron más de 850,000 vistas a esa profunda verdad. Algo increíble estaba sucediendo.

El mundo se ha convertido en un lugar diferente en años recientes. Hay una atmósfera de terror en el mundo, es palpable. En los últimos meses, se han llevado a cabo incidentes de terror en Bruselas, París, San Bernardino California, el norte de Nigeria y el bombazo del 18 de abril en un autobús en Jerusalén, por mencionar unos pocos. Los cristianos en el Medio Oriente están siendo martirizados por los miles. En nuestro propio país, la atmósfera política está cargada de contienda y confusión. Incluso la tierra está gimiendo, lo vemos en los terremotos recientes en Ecuador y Japón. ¡Parece haber caos en todos lados!

No debemos dormir

¿Han habido despertares a las 3:11 AM por un toque del Señor? ¿Debo hablar del hecho de que, como lo indica el número 11, la hora del Señor está cerca, más cerca de lo que pensamos?

Pues ustedes saben muy bien que el día del regreso del Señor llegará inesperadamente, como un ladrón en la noche. Cuando la gente esté diciendo: «Todo está tranquilo y seguro», entonces le caerá encima la catástrofe tan repentinamente como le vienen los dolores de parto a una mujer embarazada; y no habrá escapatoria posible. Pero ustedes, amados hermanos, no están a oscuras acerca de estos temas, y no serán sorprendidos cuando el día del Señor venga como un ladrón. Pues todos ustedes son hijos de la luz y del día; no pertenecemos a la oscuridad y a la noche. Así que manténganse en guardia, no dormidos como los demás. Estén alerta y lúcidos. 1 Ts. 5:2-6 NTV

Pienso, asimismo, en el significado del número 3 asociado con el 3:11. El número 3 habla de plenitud, perfección y significa “Dios está en ello”. Él es Aquel que está presente, quien fue y quien vendrá... futuro. ¡Dios está en todo ello!

Piense en el hecho de que Jesús oró 3 veces en el jardín de Getsemaní. Sus discípulos se quedaron dormidos 3 veces. Tres veces se perdieron el significado de la hora y de lo que estaba por ocurrir.

Jesús fue crucificado en la hora tercera. Hubo 3 horas de oscuridad cuando Él estuvo en la cruz. Él fue resucitado al tercer día.

Alerta y lúcido

¿Recuerdan cuando Asher Intrater de Revive Israel –y amigo de Aglow– nos hizo esta pregunta? ¿Quieren ustedes ser una compañía que prepare el camino para el advenimiento de Cristo? ¿Nuestra respuesta? ¡Un atronador SÍ!

Esta no es hora de proceder como lo acostumbrado. Este es un llamado para estar alertas a lo que Dios está haciendo en esta hora. ¡Estén seguros de que Sus planes y propósitos no serán frustrados! Dos mil años atrás, Jesús instó a Sus discípulos a estar conscientes del tiempo y a permanecer alertas y lúcidos con Él. ¿Será posible que el que Él me despertara a las 3:11 AM significa que Él está instándonos nuevamente a entender los tiempos, a estar alertas, a velar y a orar?

Él ha llevado a Aglow alrededor del mundo y estamos excepcionalmente dispuestos para surgir como ejército en la tierra. El espíritu guerrero de Moisés, Josué y Caleb está surgiendo en medio nuestro. El espíritu de adoración y realeza que estaba sobre David está siendo restaurado. La sabiduría de Daniel y la unción de Ester están incrementando en nosotros. ¡Las revelaciones de Pablo están explotando!

No podemos permitirnos ser distraídos por el caos del mundo. Somos un pueblo con espíritu diferente que entiende los tiempos y las edades. Debemos mantener aceite en nuestras lámparas al velar por el advenimiento del Señor. ¡Y Él ya viene!

¡Esté alerta! ¡Esté preparado! ¡Nacimos para esto!

Alerta y lúcida,

Jane Hansen Hoyt
jane-signature
Jane Hansen Hoyt
Presidenta/Directora Ejecutiva
Aglow International
facebook icon smallfacebook.com/jane.hansen.hoyt