Al recibir esta carta, habrá transcurrido poco tiempo desde que concluimos nuestro peregrinaje a Israel y desde que la embajada de EUA fue sido trasladada de Tel Aviv a Jerusalén. El mundo está pendiente de este evento histórico y profético. Me imagino lo mucho que el Cielo se regocija con el reconocimiento de que Jerusalén es la capital de Israel. El Cielo lo estableció desde el inicio y ahora, el mundo ha elegido, ya sea alinearse y apoyar esta realidad, o ha elegido oponerse a ella.

Al recibir esta carta, habrá transcurrido poco tiempo desde que concluimos nuestro peregrinaje a Israel y desde que la embajada de EUA fue sido trasladada de Tel Aviv a Jerusalén. El mundo está pendiente de este evento histórico y profético. Me imagino lo mucho que el Cielo se regocija con el reconocimiento de que Jerusalén es la capital de Israel. El Cielo lo estableció desde el inicio y ahora, el mundo ha elegido, ya sea alinearse y apoyar esta realidad, o ha elegido oponerse a ella.

En mi carta de marzo compartí lo que ocurrió en los primeros dos días de las reuniones de mesas redondas. Fue un tiempo en el que invitamos a todas las “piezas móviles” del ministerio a las oficinas centrales de Aglow con el propósito de buscar juntos al Señor. Sigue siendo una reunión memorable que resuena con lo nuevo de nuestro año número 51. Las cosas ya no son igual a como antes fueron. ¿Ha encontrado usted que esto aplica a lo que hace en Aglow?

Mi corazón por Aglow

La mañana del miércoles en que sostuvimos las reuniones de mesa redonda, el equipo de liderazgo de EUA se reunió durante unas horas antes que todos volvieran a casa. Glenda Fleming, Directora Regional de la región Sur hizo esta declaración, “Jane, tu corazón siempre está abierto para escuchar los nuestros, pero yo quiero escuchar tu corazón”.

Mi respuesta fue inmediata.

El clamor de mi corazón para cada reunión bajo la cubierta de Aglow es que podamos ser un tabernáculo vivo para la presencia de Dios. Todo debe fluir a partir de ese lugar –el crecimiento, lenguaje, la enseñanza, adoración, oración, planificación, etc. El Espíritu Santo ha sido nuestro líder desde el inicio. Al acercarnos al advenimiento de Jesús, nuestra sensibilidad a Su presencia y Su guía deben incrementar. Debemos movernos de tal manera que otros deseen seguir Su guía simplemente al observarnos.

  • No es necesario llenar con palabras todo silencio
  • Los planes pueden quedarse a medias con tal de seguirlo a Él
  • Los líderes de adoración lo siguen a Él y no a un listado de canciones

Nuestra promesa dice que las personas van a ser atraídas a la presencia de Dios en medio nuestro. Dutch Sheets dijo en Richmond que, “He sentido un asombroso peso del Espíritu Santo en esta reunión...”.  Todas nuestras reuniones de Aglow, desde conferencias a reuniones de Faros de luz, a reuniones regionales a grupos Transformadores, todas, deben llevar consigo un sentido de Su presencia. Creo que eso se origina de los corazones que, simplemente, desean conectarse con Él y no solo estar enfocados en la rutina de una reunión. Me veo buscando la presencia del Espíritu Santo incluso en conversaciones casuales. Es como estar “buscando el tesoro en el campo”. Es lo que somos. De eso nos tratamos. Y todo se trata de Él... siempre.

Es Su presencia

Hace uno años, Kevin Gabbert, un diseñador gráfico en nuestro departamento de Servicios Creativos, nos hizo una pregunta al reunirnos para el tiempo de oración semanal del personal. Interesantemente, preguntó “¿Qué es esto que siento en este salón?” Hace poco, Kevin nos dijo, “Cuando el electricista llegó al salón de conferencias para hacer su trabajo, me hizo la misma pregunta, ‘¿Qué es lo que siento en este salón?’.”

¿Qué ha estado acumulándose en sus reuniones? Acaso se pregunta la gente, “¿Qué es esto que siento?” Aglow nació del Espíritu y ha sido guiado por el Espíritu y todo lo que hacemos debe ser del Espíritu, no de la carne.

Hace poco leía el libro de DeVern Fromke, Ultimate Intention. Una cita captó mi atención, Cuando no hay una meta suprema o propósito espiritual, las personas por lo general se concentran en el movimiento. En lugar de moverse hacia la plenitud máxima de la intención del Padre, cambian constantemente sus metas y a eso le llaman progreso. No saben hacia dónde van, ¡pero claro que van en camino!

Mientras estuvimos en Richmond, Barbara Yoder declaró:

  • Dios está cambiando la mente de cada líder en Aglow.
  • Aglow, estás llamado a salvar las ciudades y naciones de la tierra.
  • Dios te eleva a una dimensión espiritual en donde la mente carnal no hará guerra con la mente espiritual.
  • Yo busco líderes que tengan Mi corazón, Mi mente, Mi isión y que estén, literalmente, quebrantados por Mí.
  • Aglow, estás siendo llamado a lugares más altos en donde tus palabras sean, a cabalidad, Sus palabras, y Sus palabras se conviertan en las tuyas.
  • Aglow, pongo fuego en tu boca, que irá delante de ti y destruirá a tus enemigos.
  • Este es un nuevo día y Dios está dando a luz un movimiento totalmente nuevo con líderes santos.

El Señor nos ha convertido en un pueblo de los últimos días para atraer el advenimiento del Señor. Nuestras reuniones no carecen de propósito. Cada una debe ser llena de la Presencia.

Consumado es

Graham Cooke dijo en Richmond, Aglow es una comunidad del Reino cuyo rol en la Tierra es ejemplificar la naturaleza y el poder y la sustancia y la promesa del Reino del Cielo... Es hora de que traigamos nuestras palabras proféticas de atrás al frente y que entendamos que el antídoto para su pasado no es que resuelva su presente, sino que su futuro está determinado.

Vivimos en el tiempo de la manifestación de nuestras palabras proféticas. Esas palabras son catalizadores para nuestra transformación personal y colectiva. Dios no está de pie en nuestro futuro diciendo, “Vamos, ya casi se consuma”. No, Él está en nuestro futuro declarando, “¡Consumado es! Usted es lo que yo digo que es cuando pronuncio cada palabra profética. Ahora, ¡levántese y viva en esa identidad!”.

Como dijo DeVern Fromke, sin una meta o propósito, las personas se concentran en el movimiento. No somos ese tipo de gente. Somos la gente de El Libro y recorremos la Tierra con la intención plena de cumplir la Gran Comisión, de impulsar el Reino hacia delante con cada paso que damos.

Como equipos y juntas, como individuos que asisten a las reuniones de Aglow, busque allí Su presencia tangible y de peso. Es lo que nos define. Si se percata de que sus reuniones están en quiebra en cuanto a Su presencia, caiga de rodillas y clame para que Él llegue con el viento fresco del Espíritu que transforme a todos los presentes.

Entre ahora y la conferencia de EUA en Spokane –o para quienes viven fuera de EUA, antes de su conferencia nacional o regional–, apártese para preparar un lugar para Él. Recuerde que Dios está atento a nuestra respuesta. Hemos cruzado el portal, hagamos todo lo que podamos, como Su ejército, por hacer lugar para Su presencia en TODO lo que hacemos.

Con cariño,

Jane Hansen Hoyt
jane-signature
Jane Hansen Hoyt
Presidenta/Directora Ejecutiva
Aglow International
facebook icon smallfacebook.com/jane.hansen.hoyt