Herencia

Fuego“Me diste una herencia reservada para los que temen tu nombre” (Sal. 61:5), habla de una herencia valiosa. La herencia hace referencia a algo que es “trasladado o transmitido por, o adquirido de, un predecesor”. Aunque entendemos que la salvación no se hereda, sino que es una decisión personal de cada individuo, creo que sí se puede motivar a otros a tener hambre por las cosas de Dios. “Transmitir” significa trasladar o transferir de una persona a otra, pasar, causar que se difunda. Estoy tan agradecida por mi herencia y por el hambre que me transmitieron. Comenzó con la fervorosa predicación de un osado irlandés que tocó la vida de mi padre de una manera que aún hoy continúa a través de mi vida, la de mis hijos y la de mis nietos. Mi oración es que ese tipo de celo en la predicación vuelva a la iglesia, y que ese tipo de descripción valiente, temeraria del “Amor de Dios y del “Infierno de Dios” nos consuma, afectando y trasladándose a todos los que se cruzan por nuestro camino.

¿Permitirá Aglow que el Espíritu Santo sople un fuego nuevo en cada uno? Mi respuesta es ¡Sí! ¡Ven, espíritu santo!

(Tomado del blog de Jane Una herencia valiosa)

¡No debemos dejar de orar!

leaders web spGracias por orar tan fielmente por la transición que se está llevando a cabo desde la elección estadounidense de su nuevo Presidente. La Biblia claramente nos dice en 1 Timoteo 2:1-3 que “se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias por todos los hombres,  por los reyes y por todos los que tienen autoridad, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad”. Un amigo me dijo hace poco que un funcionario electo dijo del cuerpo de Cristo que “ustedes oran para que quedemos en el cargo y luego nos abandonan ahí”. ¡No debemos dejar de orar!

Si su nación llevará a cabo elecciones este año, déjenoslo saber para que podamos unirnos a usted para que quede el hombre o mujer de Dios en el cargo en su nación. Al acercarnos al advenimiento de Cristo, es importante que haya hombres y mujeres elegidos por Dios liderando a las naciones del mundo.
Jane Hansen Hoyt, (Post de Facebook el 15 de marzo)