Dios ha pronunciado tres mandatos para Aglow que son proféticos, apostólicos y su naturaleza es de los postreros días y van de la mano con las declaraciones de visión y misión de Aglow.

Los tres mandatos, dados en segmentos de diez años cada uno, aunados al sólido fundamento de oración y evangelismo, han servido para forjar la dirección del ministerio en formas poderosas.

Nuestros mandatos son:

  • Fomentar la reconciliación entre el hombre y la mujer en el cuerpo de Cristo al diseño original de Dios en Génesis 1-3. (1981)
  • Responder al llamado de Dios de ministrar al pueblo musulmán. (1991)
  • Solidarizarnos en amoroso apoyo a Israel y al pueblo judío, a la vez que hacemos conciencia en la Iglesia de los planes y propósitos de Dios para la nación de Israel. (2001)