Caminar Hacia la Luz

Visión y revelación de Jane Hansen Hoyt
5 minutes reading time (1016 words)

El evangelio en una palabra

we-are-framed-1475420¡Estamos viendo lo que significa re-enmarcarlo todo! Si tuviera que explicar el evangelio en una palabra, podría ser la palabra “relación”.
Cuando le preguntaron a Jesús cuál era el mandamiento más grande, Su respuesta hizo referencia a la relación con Dios, con el yo y con otros.

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente”, le respondió Jesús. Éste es el primero y el más importante de los mandamientos. El segundo se parece a éste: ‘Ama a tu prójimo como a ti mismo’. De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas. (Mateo 22:37-40)

Jesús no solo dijo que estos eran los más importantes mandamientos, sino que son el fundamento de todo: toda la ley y los profetas se basan en este concepto. ¡Las relaciones están en el centro de todo lo que somos y de todo lo que hacemos!

Piense en esto:

  • La salvación se trata de una relación con Dios.
  • La santificación es una relación con Dios y los demás.
  • El bautismo en el Espíritu Santo es en realidad una relación con el Espíritu Santo.  
  • La oración/intercesión se tratan de la relación con Dios y los demás.

Estos son solamente algunos de los fundamentos de nuestra fe que están intrínsecamente relacionados a las relaciones.

El área de ataque del enemigo

Las relaciones es el área en donde el enemigo trabaja más intensamente para hacernos fallar, porque si fallamos ahí, ¡no tendremos testimonio!

El propósito de Dios es revelarse a Sí mismo y darse a conocer a través de Su pueblo. Él nos ha elegido para que vivamos en Su presencia y contemplemos Su gloria y la revelemos en la tierra.

21 para que todos sean uno... para que el mundo crea que tú me has enviado. 22 Yo les he dado la gloria que me diste, para que sean uno, así como nosotros somos uno; (Jn. 17:21-23)

Entonces, la demostración de la manera en que vivimos y amamos refleja al mundo que el Reino de Dios está en medio de ellos.

Recientemente, estaba leyendo 1 Corintios con sus maravillosas enseñanzas acerca de crecer en piedad, ir tras la santidad, caminar en fe y poseer las llaves para renovar la vida de la iglesia. Me impactó especialmente la porción que habla de las divisiones en la iglesia.

Pues aún son inmaduros. Mientras haya entre ustedes celos y contiendas, ¿no serán inmaduros? ¿Acaso no se están comportando según criterios meramente humanos? (1 Co. 3:3)

Las divisiones vienen por el pecado. En lugar de vivir a partir de la justicia y del nuevo hombre, a veces nos encontramos reaccionando, pensando y hablando a partir de nuestros caminos pecaminosos pasados. Cosas como la actitud defensiva, la culpa, negatividad, auto-protección, actitudes, dolor, enojo, temor a la intimidad y una opinión malsana de usted mismo pueden ser temas ocultos en el corazón que nos hagan responder de maneras pecaminosas e hirientes. Si hacemos un autoanálisis honesto diríamos que hay veces en las que nos sentimos molestos, de corazón cerrado, momentos en los que prejuzgamos o etiquetamos a las personas. Estos van en contra de lo que Dios ha dispuesto: revelarse a Sí mismo y Su gloria. Podemos convertirnos en lámparas manchadas a través de las cuales no se ve bien la luz.

Las relaciones se viven en nuestra vida diaria con aquellos a quienes Dios ha puesto cerca de nosotros. Son esas personas con las que vivimos, trabajamos e interactuamos con regularidad. Estas situaciones desarrollan nuestra vida y es ahí en donde parecen surgir nuestras actitudes, impaciencia, negatividad, dolor, enojo, irritaciones, falta de amabilidad, indiferencia e ingratitud. Afortunadamente, estamos con personas a las que amamos y que nos aman, por lo que la oportunidad de humillarnos y admitir nuestros defectos y reconocer el pecado son más fáciles.

La estrategia principal del enemigo, específicamente contra el cuerpo de creyentes es causar división a cada nivel de relaciones: entre las personas en la congregación, entre esposos y esposas, entre hijos y padres, entre amigos, entre compañeros de trabajo. Su objetivo es distorsionar la imagen de Dios en la tierra e impedir que se de un mover de Dios.

En Cristo Jesús – Nuestra defensa

Yo creo que esta es una de las razones por las que hemos llevado las verdades de la Palabra de Dios a nuestro corazón de formas más profundas. ¡Estamos viendo lo que significa re-enmarcarlo todo! Nuestras percepciones, formas de pensar y nuestro hablar deben cambiar al ajustarnos continuamente el Espíritu Santo para que seamos semejantes a Cristo,

Somos un pueblo que está aprendiendo a vivir en nuestra nueva identidad.

Somos un pueblo que vive del otro lado de la cruz.

Somos un pueblo que abraza el proceso de una nueva forma de vida en Cristo Jesús.

El proceso está hecho para ser disfrutado, aceptado y duradero. Siempre estaremos en este proceso.
Sin embargo, cuando estamos dispuestos a disfrutar del viaje, nos deleitamos al ver los cambios tan reales que se llevan a cabo.

Vaya intencionalmente tras la pureza.

No le de lugar a la división o a la competencia.

Honre a los demás.

Acepte que la división es pecado. Es un lugar en su corazón desde donde Dios está indicando cuál es su siguiente actualización de libertad.

Aglow está en la práctica de construir a las personas.

Dios está en el negocio de construir a las personas para Su gloria.

¡No podemos perder! Estamos en el equipo ganador.

 

¡Es hora de la Reforma!
La novia se prepara
 

Comments (0)

There are no comments posted here yet

Leave your comments

  1. Posting comment as a guest.
0 Characters
Attachments (0 / 3)
Share Your Location